4 PILARES

Nuestro estilo de vida define nuestra salud.
Esta premisa, sencilla, pero difícil de aplicar en nuestra vidas, es lo que impulsa nuestro trabajo en SALUD. Siempre nos ha motivado la PREVENCIÓN, por su doble valor y aporte: reducción de costos y mejora concreta de nuestra calidad de vida.
En Cipre hace años que intentamos desplazar el enfoque hacia la prevención primaria (evitar lesiones y enfermedades) y esta es la mejor ESTRATEGIA que hemos desarrollado para poder lograrlo.
La creación de nuestros 4 PILARES de trabajo, nos ha permitido atravesar todos nuestros tratamientos, dándoles un enfoque integral, generando una referencia sencilla que nos permita de forma diaria CONSTRUIR SALUD.
Nuestros 4 Pilares te van a permitir chequear e informarte diariamente sobre como estas cuidando y manteniendo tu salud y la de tus seres queridos.
Con ellos, podes hacer una evaluación de cada uno en particular y, además, podes deducir el estado de equilibrio general del conjunto, lo que te dará una idea inicial de qué tan bien estás cuidándote. Porque, en definitiva, de eso se trata: buscar un equilibrio entre los múltiples factores y herramientas con las que contamos para lograr un estado de salud mental, físico y emocional óptimo.

Te invito a que leas con detenimiento y pongas en práctica nuestro método de Los 4 Pilares.

1) Movimiento:

Estamos evolutivamente diseñados para movernos, generar fuerza, mantenernos activos. La actividad física es indispensable para nuestro bienestar. Caminar, correr, empujar, levantar objetos pesados, desafía a todos nuestros sistemas corporales y nos vuelve más sanos, más fuertes y nos permite mantener nuestra calidad de vida a medida que pasan los años.

Nuestros músculos tienen dos tipos de fibras: tipo 1 y tipo 2.
Las fibras Tipo 1 las utilizamos cuando realizamos actividades aeróbicas, como por ejemplo: trotar o andar en bicicleta. Las fibras Tipo 2 se activan cuando hacemos fuerza, por ejemplo: levantar, empujar o traccionar objetos pesados.
Nuestra actividad física debe comprender el uso y estímulo de ambos tipos de fibras musculares (no necesariamente el mismo día), por al menos 150 min de actividad moderada o 75 min de actividad vigorosa por semana para adultos y 60 min de actividad vigorosa diaria para niños y jóvenes.
Nuestra vida se halla atravesada por múltiples circunstancias que involucran las esferas social, psicológica, biológica y cognitiva. Nuestro estado no siempre es óptimo para encarar una actividad que requiere voluntad, esfuerzo y motivación. Por eso, teniendo en cuenta los múltiples beneficios que la actividad física nos aporta, desde Cipre te proponemos que el día que no puedas alcanzar el objetivo de máxima (es decir, el requerimiento mínimo semanal que expusimos anteriormente) intentes, al menos, generar la actividad física mínima indispensable que le permita a tu cuerpo construir salud. Siempre un poco es mejor que nada, no? Además, mantenerte mínimamente activo también aportará a tu autoestima. Cumplir con pequeñas metas (MICRO HÁBITOS) nos hace sentir realizados y a gusto con nosotros mismos. Actualmente se ha empezado a hablar mucho más sobre el amor propio y el auto cuidado. Nosotros creemos que cuidar y mejorar el estado de salud en todos sus aspectos representa la mayor forma de amor propio posible. Nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones, son lo que nos permite transitar nuestra vida, por eso deberíamos cuidarlos con la dedicación que algo tan importante merece.

Algunas actividades recomendadas para sumar minutos de estímulos físicos:

Pausas Activas:
– permanecer más tiempo parado
– caminar más
– subir y bajar escaleras
– hacer la limpieza de la casa
– pasear a tu mascota

Actividad Física Planificada:
– andar en bicicleta
– trotar
– realizar rutinas planificadas de fuerza/resistencia
– deportes que te gusten: practicar un deporte de manera regular
(recorda que esto no quiere decir que tengas que convertirte en un deportista de élite, simplemente hace algo que te guste, que te divierta y te haga sentir bien, no importa si sos excelente o te cuesta, lo que vale es hacerlo!)

Recordá: si no podes lograr el máximo, hace lo mínimo.

Un poquito siempre es mejor que nada!

 

2) Alimentación:

La alimentación es otro de nuestros pilares básicos para construir salud.
Nutrirnos en lugar de comer, utilizar la alimentación para generar energía, curarnos, permitir que nuestro organismo funcione de manera óptima, cuidando nuestro peso corporal, la composición y el equilibrio entre nuestros tejidos (masa muscular/tejido adiposo, por ejemplo). Esta no es una tarea imposible, lo podemos lograr a través de acceso a información de calidad y construyendo hábitos saludables que tengan en consideración los aspectos emocionales, sociales y culturales que rodean a la comida.
Una adecuada hidratación, respetar el balance de nutrientes básicos en cada plato de comida que ingerimos, controlar nuestro estado nutricional, etc, nos permitirá vivir más y, fundamentalmente, vivir mejor, ganar calidad de vida, logrando mantenernos activos y saludables a través de los años.
Por último, no solo es importante qué comemos, cómo lo combinamos, en qué cantidad lo ingerimos, sino también cómo lo comemos, con quién lo comemos, cuánto tiempo nos tomamos para disfrutar de este acto básico y maravilloso de nutrirnos. Esto es importante para generar una relación sana con la comida, poder utilizarla como medio de encuentro y disfrute.
Nuestra recomendación: si queres comer bien, hace la consulta con un profesional capacitado. Cada cuerpo es único y es importante adecuar la alimentación a tus requerimientos específicos. Involucrate, aprende, mantenete informado. Es la mejor manera de tomar decisiones alimentarias que beneficien tu salud. Y si queres tips más generales, ya sabes, seguinos en las redes sociales y expandí tu conocimiento junto a nosotros.

“Que tu alimento sea tu medicina”

3) Descanso:

Sabías que durante las horas de sueño se sintetizan las proteínas que van a mejorar tu masa muscular? Si, para formar músculo es necesario el ejercicio, el aporte de proteínas de calidad, pero también el descanso.
Dormir un mínimo de 7 hs por día (sueño de calidad) es vital, no solo para nuestros músculos, sino para todo nuestro organismo.
Descansar de forma adecuada nos permite reponer sustancias, fijar lo que aprendimos, sintetizar proteínas, recargar energías, entre muchas otras cosas.
Las ondas azules (teléfonos, computadoras, televisores) simulan el día y retrasan el sueño. Sucede algo similar con las bebidas estimulantes como el café, que impide conciliar el sueño de forma adecuada. Crear una rutina que nos permita acostarnos temprano, sin el uso de pantallas que emitan estas ondas azules, sin haber tomado bebidas estimulantes durante un mínimo de horas, facilitará el descanso y este nos permitirá vivir con mayor energía y más sanos. También es importante para nuestra salud mental, nuestra forma de vincularnos con quienes nos rodean y nosotros mismos, y para nuestro estado de ánimo. ¿A quién no le ha pasado después de una noche sin haber dormido bien levantarse con un mal humor terrible? No creo ser el único…
Por eso, te recomiendo que trates de generar una rutina que te permita dormir un mínimo de 7 horas diarias, en armonía con los ciclos naturales día/noche, con almohadas y colchón apropiado, en un ambiente completamente oscuro y levemente ventilado.
Si te interesa este tema y te gustaría aprender más sobre cómo descansar apropiadamente y cuáles son los beneficios concretos de hacerlo, acá te compartimos el link a una nota específica sobre este tema https://ciprelasflores.com/?p=6401

→Un descanso adecuado te permite afrontar la vida con mejor humor y mayor energía←

4) Relajación:

El estrés no es en si mismo algo malo. Es, en realidad, necesario y beneficioso, siempre y cuando podamos manejarlo, controlarlo, y dure periodos razonables de tiempo.
Lo que es malo, muy nocivo para nuestra salud y el manejo de nuestras relaciones interpersonales es el estrés crónico. El estrés crónico deteriora nuestro sistema inmune, altera nuestro estado de ánimo, consume nuestra energía física (necesaria para llevar adelante nuestros proyectos y actividades). Poder evitar y/o controlar este tipo de estrés es fundamental para mantener y mejorar nuestra salud.
Es importante diseñar rutinas y planificar lo que queremos para nuestra vida, esto nos permitirá ordenarnos y no sufrir vaivenes que pongan en riesgo nuestra tranquilidad emocional y física. El orden (razonable) en el descanso, la actividad física, el trabajo, la alimentación, etc, nos permitirá un mejor control sobre las situaciones estresantes que sin duda se nos presentarán a lo largo de la vida.
Vivimos en un contexto en el que nos encontramos atravesados por información constante, de buena y mala calidad, verdadera y falsa, próxima y lejana. Administrar diariamente este flujo informativo es indispensable para poder controlar nuestro estrés.
Para manejar de forma adecuada tanto el estrés interno como el externo, algunas herramientas y actividades como las que nombramos a continuación pueden ser de gran utilidad:
– la respiración
– el deporte o la actividad física
– la comunicación fluida con seres queridos
– escuchar música que nos guste
– leer
– meditar
– otros
Generar un momento en el día en el que puedas priorizar la relajación traerá incontables beneficios a tu vida. Te recomendamos que te guardes un momento exclusivo para vos, en el que puedas disfrutar de la quietud, sin hablar, sin estar expuesto a estímulos como redes sociales, series, luces fuertes, etc. Solo vos y el silencio (o la compañía de música tranquila). Es importante poder mantener nuestra conexión con el momento presente para poder apreciar todo lo bueno que la vida nos regala, por más mínimo que sea. También es importante el auto conocimiento, poder identificar nuestros límites, saber cuán tolerantes somos al estrés y actuar en consecuencia. No todos tenemos la misma tolerancia, como hemos dicho antes, cada cuerpo es único. Conocerte en profundidad y escucharte (a tu cuerpo, a tus pensamientos, a las emociones que experimentas) hará que seas capaz de cuidar y fortalecer tu salud con las herramientas que mejor funcionen para vos. Aplicar estas herramientas y generar un sistema que te permita controlar tu estrés te va a permitir enfermarte menos, vivir mejor y estar disponible para ayudar a los demás (una de las claves de una vida con sentido).

Si todos los días te tomas unos minutos para evaluar cada pilar, podrás obtener información valiosa que te permitirá visualizar de manera concreta y sencilla qué deberías mejorar. Y, a su vez, podrás saber en términos generales qué tan equilibrados se encuentran estos pilares. Para que lo puedas hacer de manera ordenada, te dejamos al final de la nota un link para que descargues una guía práctica para empezar a adoptar nuestro método de Los 4 Pilares en tu rutina diaria. Esperamos te guste y te sea útil!

Guía de aplicación práctica – Método 4 PILARES

Descarga nuestra planilla para evaluar, planificar y mejorar el cuidado de tu salud ♥

AUTOR: Lic en Kinesiología Javier H Alessandro (MP 2632, MN 10988)

Dueño de Cipre Las Flores

Kinesiólogo Especialista en Respiratorio, Unidad Coronaria e internación cardiológica en Hospital Churruca – Visca

javierhalessandro68@gmail.com

31369569_1380862948724270_6618874104437014528_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *